Las mejores 5 cosas de ser educadora.

Enseñar es mucho más que un trabajo es una vacación que te hace reír, animar y sobre todo aprender, aunque muchas veces es agotador y estresante, pero sin duda alguna no puedo imaginar que no sea parte de mi vida.

Si les preguntas a muchas de mis colegas educadoras porque eligieron esta profesión estoy segura que te dirán que es porque “está en nuestra sangre”, hoy te quiero compartir las 5 cosas que para mí son lo mejor de la enseñanza.

Los niños.

Lo mejor de esta profesión es poder compartir lo que sé con esos pequeños, me encanta su inocencia, curiosidad y sobre todo su amor puro. Sus ojos brillar cuando aprenden algo nuevo o incluso cuando se concentran al tratar de lograr una tarea. Es cierto que muchas veces nos sacan de quicio pero sin duda alguna son la principal razón de lo que hacemos.

Nunca es aburrido.

Desde la hora de entrada hasta la hora de salida siempre pasa algo en el salón que sin duda alguna es lo más divertido del día pues los niños a pesar de que estamos aprendiendo siempre  hacen que todo sea divertido y  gracioso. Aunque haya partes más tediosas como  hacer planeaciones, diario y todo el papeleo administrativo, en general nunca es aburrido.

Poder ser creativa.

Hay muchas maneras en las que somos creativas todos los días aunque muchas veces no nos percatemos de ellos, ya sea para distraer y entretener a los pequeños, para culminar una actividad,  e incluso para planear, evaluamos y modificamos los planes según sea necesario. Me encanta que ser educadora alimente el lado creativo de cada persona y así poder crear y probar cosas nuevas.

Aprendizaje.

El ser educadora es una profesión donde todo el tiempo estamos aprendiendo cosas nuevas, ya sea para mejorar las formas de hacer algo e inclusive aprendemos todos los días de los pequeños, ellos son los que nos dan una gran lección.

Pero sin duda creo que lo mejor de esta profesión es…

Hacer la diferencia.

Las educadoras hacemos una gran diferencia y no solo en la enseñanza de los pequeños sino va más allá de eso, en la vida de los niños y su familia y que mejor recompensa que los pequeños te digan que eres la mejor maestra, o su maestra favorita, el amor de ellos es tan grande.

 

¿Y para ti qué es lo mejor de ser educadora? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *