Padres de familia.

A menudo  tenemos que tratar con padres conflictivos que ponen en duda nuestro trabajo como educadoras y que defienden a sus hijos a capa y espada sin querer entender razones y métodos. Es por eso que hoy te traemos unos consejos que estamos seguras que te ayudarán cuando te topes con uno de estos casos y que así te harán sentir menos frustrada y harán que lleves una relación lo mejor que se pueda, ya que es uno de los puntos más fuertes que aseguran el buen desarrollo de los niños.

  • Procura dar a conocer tu forma de trabajo y las reglas internas de convivencia dentro del salón, ayudará a que los papás tengan conocimiento previo de la dinámica.
  • Como educadora debes de preocuparte del buen funcionamiento de las clases y aplicar sanciones cuando un niño no obedezca o ponga en peligro el aprendizaje de sus compañeros con sus interrupciones en clase, su mala educación o su falta de interés. No olvides que es importante ver en qué casos los padres están más predispuestos a entender los motivos, sin juzgar al niño, y explicar de forma justificada cómo su hijo debe de modificar su conducta.
  • Sé amable pero firme, si el asunto a tratar es por queja del padre o tutor, ten presente siempre el reglamento interno de convivencia que dé fundamentos a tus argumentos.
  • El objetivo de las reuniones con los padres en definitiva es transmitirles nuestra motivación y compromiso profundo con la educación de sus hijos. Que les quede claro que sus hijos nos importan, y mucho.

No se te olvide poner en marcha el cuaderno de comunicación de cada niño, no escribas todo, no escribas siempre, pero mantenlos al tanto con alguna actitud relevante del niño, por ejemplo:

blog-como-objeto-inteligente-1

fotonoticia_20141022091920_800

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *