Esto me pasó hace poco…

Una mamá  vino indignada y muy molesta a decir que yo le había pegado en la cabeza con un libro a su hijo. Mi primera reacción fue  “¿es una broma?, ¿me confundió con otra maestra?” Pero no fue así, la señora seguía reclamándome y yo tenía los ojos abiertos como plato sin poder creerlo.
Jamás tocaría a un niño, lo que más amo es mi profesión y creo que día a día lo demuestro. Mandé a traer al niño, completamente segura de que estando yo enfrente no podría sostener la mentira, su mamá le dijo – “Dime cómo te pegó la maestra” y yo observando al niño vi como agarraba un libro y lo azotaba en su cabeza.- Te lo juro ¡No podía creerlo! Le pregunté ¿Yo te pegué así?, y el niño afirmaba completamente seguro, en reiteradas ocasiones le pregunté e incluso fuimos con sus demás compañeros para preguntarles si alguien había visto que yo le había pegado o que si yo antes le había pegado a alguno de ellos, evidentemente todos dijeron que no. Le expliqué a la señora que en ningún momento había ocurrido aquello que por favor hablara con su hijo, que lo que estaba diciendo era una mentira y podría traer muchas consecuencias.

Para no hacer el cuento más largo la señora solo fue con la Directora (que por cierto en ningún momento escuchó mi versión y se quedó con la de la señora) y a regar el chisme por toda la escuela. Dijo que no haría esto más grande pero que no quería que su hijo estuviera conmigo en clase y que por favor lo cambiaran de grupo. Yo encantada, pues para ser honesta el niño es un poco problemático en general. Una maestra habló con el niño y le preguntó ¿es verdad que la maestra te pegó? y el niño sonriendo le dijo “No”  Le cuestionó que por qué había mentido entonces y el niño solo sonreía.

Ahora solo lo veo ocasionalmente cuando salgo con mis peques a jugar, y mientras cantamos y sonreímos, él se nos queda viendo desde su salón, donde la profesora es menos lúdica.

En Fin, que uno en verdad tiene una vocación enorme cuando está frente a grupo pero estos pequeños detalles de algún modo duelen, duele que este pequeño haya dicho una mentira y que incluso en frente de mí la siga
manteniendo.  No entiendo que lo motivó a decir eso cuando en nuestro grupo todos somos una familia...
Es curioso porque llevo 30 años de servicio y es la primera vez que me pasa…

Me sorprendió mucho que subimos el caso a la página de facebook de Soy Educadora Sereyd y muchos de los comentarios eran de Educadoras que les ha sucedido lo mismo, para algunas solo ha sido el susto, pero para otras las mamás han llevado el caso a instancias más arriba y las consecuencias han sido graves. Pero, ¿sabes? una parte de mi también entiende a los Padres de Familia, apenas salió una noticia  de unas Educadoras que le pegaban a los niños en Aguascalientes 🙁 y esa noticia me entristeció aún más… Este mundo está cada vez más loco…

Me gusta esta profesión… porque le da esperanza al mundo de que podemos crear mejores seres humanos cada día…  Ojalá y tú seas de esas Educadoras que a pesar de tanto obstáculo… sigue estando latente tu vocación de enseñar. 

Maestra Rosy.

Las manos asiáticas del jardín de infantes del profesor cerraron ambos oídos de ella en un trastorno de fracasado quell quited travieso, de los muchachos en clase en el argumento de los cabritos del preescolar. Vintage efecto estilo imágenes. Foto Premium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *