6 cosas que solo entenderás si sales con un educadora

Salir con una educadora siempre va a ser muy divertido pues primero te contaran las cosas más graciosas que sus pequeños les han dicho, aunque también habrá días que no tenga tiempo para nada pero sin duda alguna tener a una educadora en tu vida es de las mejores cosas del mundo. Es por eso que hoy te traemos 6 cosas que estamos seguras que te identificarás si sales con una de nuestras colegas.

  1. La mayoría de las veces tendrán que cancelar sus citas debido a que tiene muchas planeaciones y material didáctico que hacer y sobre todo en los días de evaluaciones y festivales.
  2. Es posible que accidentalmente use su voz de educadora contigo.
  3. Te sabrás todos los nombres de los pequeños y sus historias incluso si nunca los has visto en persona.
  4. Más de alguna vez le has comprado un set nuevo de lápices de muchos colores. Aunque la mayoría de la gente piense que es un regalo aburrido es  un regalo perfecto para una educadora.
  5. La mayoría de las veces su cita perfecta es quedarse en casa y ayudarla con su material didáctico.
  6. Lo mejor de todo es cuando en fechas especiales reciben una gran cantidad de chocolates que sin duda  tu disfrutarás.

Te sientes orgulloso de verla haciendo su trabajo con una gran pasión pues hace del mundo un lugar mejor.

 

Luna es especial.

Leer y contar cuentos a los niños estimula su inteligencia y puede ayudarles a resolver conflictos personales, además, su importancia se basa sobretodo en que enseñan a los niños a interpretar la realidad, pero utilizando el modo en el que ellos procesan la información.  No olvides que al contar un cuento, no solo importa el texto, sino también la entonación y la interpretación que nosotras como Educadoras hagamos.

Luna es especial.

Carmen era una niña muy alegre que vivía con su mamá y su hermano, un día decidieron salir al parque a pasear, mientras caminaban, en un esquina echa bolita estaba una perrita, estaba delgadita y se veía con frío y con hambre, los niños se preguntaron qué podrían hacer para ayudarla, y fueron corriendo a comprar croquetas y agua para dársela, la perrita cuando olió la comida inmediatamente la comió y tomó mucha agua, ¿ves mamá?, la perrita se estaba muriendo de hambre.

La mamá asombrada observaba a la perrita, en eso Carmen le pidió que se la llevarán, que en la calle tendría mucho frío y hambre, la mamá algo confundida les dijo que si, Carmen la bañó, y cuando estaban por llevarla con el veterinario, notaron algo raro, la perrita se pegaba en todos lados como si no viera… Un poco alarmados todos, llevaron a la perrita con el veterinario quién después de revisarla y ponerle sus vacunas les dijo que la perrita no veía, que aunque tenía ojitos tenía una enfermedad que le impedía ver y le dijo a Carmen “tienes una perrita muy especial”

 

Carmen no lo podía creer, su perrita ¡no veía! estaba muy triste, ¿cómo iba a jugar con ella?, la perrita nunca iba a saber como era Carmen, y en la casa siempre se estaba pegando con todas las cosas, Carmen estaba muy confundida y triste, su mamá que la vio, fue a hablar con ella, ¿qué tienes hija? -Es que mamá, ¡la perrita no es como todos los perritos! No la voy a poder sacar al parque porque se va a estar pegando por todos lados, no voy a poder jugar con ella porque ni me va a ver. ¡No es justo! Mientras Carmen lloraba con su mamá, la perrita  estaba husmeando por toda la casa, cuando encontró una pelota y empezó a jugar con ella, la lanzaba y con el sonido iba por ella, en eso la lanzó hacia donde estaban los pies de Carmen, que se asombró y se la lanzó, la perrita al escuchar el rebote de la pelota fue por ella, se la volvió a lanzar y la perrita fue otra vez por ella. Carmen no cabía de la alegría, -mamá parece como si viera.-

-Ya ves Carmen, tu perrita es muy especial, pues aunque no ve, es como cualquiera de los perritos.

 

Carmen estaba muy feliz, y muy orgullosa de su perrita, le puso de nombre “Luna”. Porque para ella, brillaba como la Luna en las noches.

Luna se adaptó muy rápido a su nueva casa, pues aunque no veía, escuchaba y olía muy bien y con eso se guiaba y ya no se pegaba con los muebles de la casa, a la hora de comer, Carmen le sonaba las croquetas en su plato y Luna venía corriendo, cuando salían al parque iba con su correa y se divertía jugando con Carmen que hacia muchos sonidos para que Luna supiera dónde estaba.

Nadie creía que Luna no veía porque era exactamente como los demás perritos.

 

* “ No son las capacidades diferentes lo que hace difícil la vida, sino los pensamientos y acciones de los demás”

¿Quieres más recursos educativos? ¡Encuéntralos en nuestra App Soy Educadora Sereyd.!

Play Store

Apple Store

La niña y el perro

Ilustración de Lidia Terol.

Las mejores 5 cosas de ser educadora.

Enseñar es mucho más que un trabajo es una vacación que te hace reír, animar y sobre todo aprender, aunque muchas veces es agotador y estresante, pero sin duda alguna no puedo imaginar que no sea parte de mi vida.

Si les preguntas a muchas de mis colegas educadoras porque eligieron esta profesión estoy segura que te dirán que es porque “está en nuestra sangre”, hoy te quiero compartir las 5 cosas que para mí son lo mejor de la enseñanza.

Los niños.

Lo mejor de esta profesión es poder compartir lo que sé con esos pequeños, me encanta su inocencia, curiosidad y sobre todo su amor puro. Sus ojos brillar cuando aprenden algo nuevo o incluso cuando se concentran al tratar de lograr una tarea. Es cierto que muchas veces nos sacan de quicio pero sin duda alguna son la principal razón de lo que hacemos.

Nunca es aburrido.

Desde la hora de entrada hasta la hora de salida siempre pasa algo en el salón que sin duda alguna es lo más divertido del día pues los niños a pesar de que estamos aprendiendo siempre  hacen que todo sea divertido y  gracioso. Aunque haya partes más tediosas como  hacer planeaciones, diario y todo el papeleo administrativo, en general nunca es aburrido.

Poder ser creativa.

Hay muchas maneras en las que somos creativas todos los días aunque muchas veces no nos percatemos de ellos, ya sea para distraer y entretener a los pequeños, para culminar una actividad,  e incluso para planear, evaluamos y modificamos los planes según sea necesario. Me encanta que ser educadora alimente el lado creativo de cada persona y así poder crear y probar cosas nuevas.

Aprendizaje.

El ser educadora es una profesión donde todo el tiempo estamos aprendiendo cosas nuevas, ya sea para mejorar las formas de hacer algo e inclusive aprendemos todos los días de los pequeños, ellos son los que nos dan una gran lección.

Pero sin duda creo que lo mejor de esta profesión es…

Hacer la diferencia.

Las educadoras hacemos una gran diferencia y no solo en la enseñanza de los pequeños sino va más allá de eso, en la vida de los niños y su familia y que mejor recompensa que los pequeños te digan que eres la mejor maestra, o su maestra favorita, el amor de ellos es tan grande.

 

¿Y para ti qué es lo mejor de ser educadora? 

Esto me pasó hace poco…

Una mamá  vino indignada y muy molesta a decir que yo le había pegado en la cabeza con un libro a su hijo. Mi primera reacción fue  “¿es una broma?, ¿me confundió con otra maestra?” Pero no fue así, la señora seguía reclamándome y yo tenía los ojos abiertos como plato sin poder creerlo.
Jamás tocaría a un niño, lo que más amo es mi profesión y creo que día a día lo demuestro. Mandé a traer al niño, completamente segura de que estando yo enfrente no podría sostener la mentira, su mamá le dijo – “Dime cómo te pegó la maestra” y yo observando al niño vi como agarraba un libro y lo azotaba en su cabeza.- Te lo juro ¡No podía creerlo! Le pregunté ¿Yo te pegué así?, y el niño afirmaba completamente seguro, en reiteradas ocasiones le pregunté e incluso fuimos con sus demás compañeros para preguntarles si alguien había visto que yo le había pegado o que si yo antes le había pegado a alguno de ellos, evidentemente todos dijeron que no. Le expliqué a la señora que en ningún momento había ocurrido aquello que por favor hablara con su hijo, que lo que estaba diciendo era una mentira y podría traer muchas consecuencias.

Para no hacer el cuento más largo la señora solo fue con la Directora (que por cierto en ningún momento escuchó mi versión y se quedó con la de la señora) y a regar el chisme por toda la escuela. Dijo que no haría esto más grande pero que no quería que su hijo estuviera conmigo en clase y que por favor lo cambiaran de grupo. Yo encantada, pues para ser honesta el niño es un poco problemático en general. Una maestra habló con el niño y le preguntó ¿es verdad que la maestra te pegó? y el niño sonriendo le dijo “No”  Le cuestionó que por qué había mentido entonces y el niño solo sonreía.

Ahora solo lo veo ocasionalmente cuando salgo con mis peques a jugar, y mientras cantamos y sonreímos, él se nos queda viendo desde su salón, donde la profesora es menos lúdica.

En Fin, que uno en verdad tiene una vocación enorme cuando está frente a grupo pero estos pequeños detalles de algún modo duelen, duele que este pequeño haya dicho una mentira y que incluso en frente de mí la siga
manteniendo.  No entiendo que lo motivó a decir eso cuando en nuestro grupo todos somos una familia...
Es curioso porque llevo 30 años de servicio y es la primera vez que me pasa…

Me sorprendió mucho que subimos el caso a la página de facebook de Soy Educadora Sereyd y muchos de los comentarios eran de Educadoras que les ha sucedido lo mismo, para algunas solo ha sido el susto, pero para otras las mamás han llevado el caso a instancias más arriba y las consecuencias han sido graves. Pero, ¿sabes? una parte de mi también entiende a los Padres de Familia, apenas salió una noticia  de unas Educadoras que le pegaban a los niños en Aguascalientes 🙁 y esa noticia me entristeció aún más… Este mundo está cada vez más loco…

Me gusta esta profesión… porque le da esperanza al mundo de que podemos crear mejores seres humanos cada día…  Ojalá y tú seas de esas Educadoras que a pesar de tanto obstáculo… sigue estando latente tu vocación de enseñar. 

Maestra Rosy.

Las manos asiáticas del jardín de infantes del profesor cerraron ambos oídos de ella en un trastorno de fracasado quell quited travieso, de los muchachos en clase en el argumento de los cabritos del preescolar. Vintage efecto estilo imágenes. Foto Premium

Comprar Planeaciones… ¿PECADO?








Hace poco leía el facebook de un educador que sigo.. y terminaba una reflexión diciendo:

” Quizás si los docentes se miraran más a sí mismos como diseñadores de experiencias de aprendizaje que como técnicos que aplican lo que otros les dicen, no solo encontrarían motivación suficiente para hacer su plan de clase, sino que dejarían atrás la nefasta tarea de repetir cada año lo mismo, o peor comprar planeaciones hechas -que eso si es no tener madre.”

Me gustó la idea general de la frase, pero te confieso, la última parte me dejó con una sensación extraña en la cabeza, ¿comprar planeaciones nos hace no tener madre?
A veces creo que muchas personas solemos juzgar a los demás a diestra y siniestra, nos creemos portadores de la verdad universal y con la capacidad de decir lo que está bien o mal para los demás sin conocer el contexto en general.

Siguiendo esa línea de conversaciones me encontré con una acalorada discusión entre maestros que debatían lo de la compra de planeaciones y me gustó esta maestra porque explicaba exactamente mi sentir, por desgracia no guardé su nombre 🙁 pero el texto que me hizo reflexionar también me gustaría compartírtelo aquí:

“Se nota eres maestro de primaria o secundaria. Las maestras de preescolar no tenemos libros en donde vengan los contenidos o temas a trabajar ya estructurados. Tenemos 52 competencias y cada una trae aproximadamente 10 aprendizajes esperados para hacer tu planeación argumentada según tu diagnóstico, contexto y necesidades de tus alumnos con su respectivo instrumento de evaluación…sabes lo que significa eso? Horas de estar sentada pensando e ideando qué, cómo y en cuánto tiempo enseñar cada aprendizaje…yo igual pensaba que esto de comprar planeaciones no es lo correcto pero al menos te da ideas, te ahorra un poco de tiempo cuando eres madre de familia, esposa, hija… no debemos juzgar a los compañeros sino comprendernos…todos buscamos como otorgar un poco más de tiempo para nuestras familias y tener un poco también para nosotros…honestamente a SEP últimamente no le interesa la calidad de lo que aprendan los alumnos…pues es inhumano me exijan planeaciones cada 15 días y tener lista la siguiente antes que la que estoy trabajando termine, porque en preescolar no puedes llegar a improvisar…entonces no queda de otra y aunque yo nunca he comprado ninguna estoy pensándolo muy seriamente y agradezco haya gente se dedique a esto porque es desesperante perder tanto tiempo realizando planeaciones cuando tienes mucha otra documentación que hacer”

¡¡Que razón tiene esta maestra!! Al menos para mí. No pudo expresar mejor lo que aquel educador llamó “no tener madre” Y es que comprar planeaciones no necesariamente es comprar un receta de cocina e implementarla tal cual, creo que cuando compramos planeaciones estamos comprando ideas, diferentes enfoques y estrategias.
A veces con tantos años de labor, o simplemente con la rutina que llevamos, siempre es mucho más fácil repetir lo mismo o lo que sabemos que funciona, en las empresas se le conoce como “Ceguera de Taller” que es aquella que impide ver lo extraordinario dentro de lo ordinario. Es decir cuando llega alguien de fuera y nos dice “Esto tal vez lo podrías enseñar así o podrías innovar de este modo” Discúlpenme pero es no es “no tener madre” eso es querer dar un poquito más de lo que estamos acostumbradas a dar e imagínate, todavía pagamos de nuestros sueldo por ello!!! Por tener mejores estrategias, eso pienso yo, la verdad es que al final cada quien es libre de decidir que es lo mejor en su forma de enseñanza. Creo que también tiene mucho que ver el tipo de planeaciones que se compra y dónde, pero bueno eso seguramente lo podrás identificar al comprarlas, lo importante es que tú puedes sugerir, implementar o apoyar tus planeaciones existentes con base a tu experiencia profesional.

 Al final de cuentas todas tenemos un objetivo en común. Generar aprendizajes significativos para nuestros niños.

Mi punto final es que estamos para apoyarnos, respetarnos y no juzgarnos, a cada quien le funcionará mejor una u otra cosa y estamos en nuestro completo derecho de elegir.

¿Tú qué piensas?

diagrama mecánico bastante finanzas riqueza Foto Gratis

 

¡Satisfacciones de ser educadora!

A lo largo del tiempo la mayor parte de la sociedad no ha sabido darle la importancia y el valor que nuestro trabajo merece, ya que nos ven como personas cuidadoras o que solo juegan con niños, pero al contrario de eso somos las formadoras del desarrollo de los pequeños.

Muchas veces  hemos sentido que esta profesión no es apta para nosotras y hay días en donde queremos dejar todo y conseguir otro trabajo, pero sin duda hay razones para seguir con esta hermosa labor es por eso que hoy te compartimos algunos motivos por el cual ser educadora es la mejor profesión del mundo y la desarrollamos con mucha pasión cada día.

Son muchas cosas que los niños aprenden gracias a nosotras y nos deberíamos de sentir orgullosas por eso, somos quien se da a la tarea de preparar y prever ambientes de aprendizaje para que los pequeños tenga experiencias significativas que le permitan construir conocimientos útiles a su vida.

Los abrazos también forman parte de esta labor pues sabemos que estamos haciendo las cosas bien cuando recibimos tanto cariño  de todos los pequeños cuando llegas al salón de clase, todos los regalos que nos dan, no importa que tan grandes o pequeños sean, sentir que somos parte de su infancia es una de las cosas más hermosas, pero sin duda alguna la mayor satisfacción radica en acompañar y educar a los niños, en verlos crecer, aprender día a día con ellos y  en despedirlos al finalizar el año escolar, sabiendo que has contribuido a formarlos como personas de bien. Ser educadora es una de las profesiones que más satisfacciones tendrá y aunque a veces tengas días malos recuerda que haces del mundo un lugar mejor ayudando a todos los niños.

Resultado de imagen para kindergarten teacher

 

La importancia del Día de Muertos en los niños.

El Día de Muertos es una de las fiestas más representativas de México. Sabemos que nos gusta disfrutarla, reírnos y celebrar con personas cercanas para recordar a las personas queridas que se nos han adelantado. Aunque muchas veces explicarles el tema de la muerte a los niños puede ser un reto  sin sembrar miedo en ellos, pero es muy importante que ellos conozcan que es lo que significa para seguir manteniendo viva esta tradición.

¿Qué es el día de muertos?

Es una de las tradiciones más antiguas que tiene nuestro país, antes de que se hablara español en nuestro país, había una cultura que respetaba mucho a los difuntos, y nos enseñaron que una vez al año que al hacer un altar a las personas que se han ido es una forma de recordarlos de una manera especial; por eso preparamos la ofrenda con la comida y bebida que más le gustaba, dulces,flores,  fotos y todos esos pequeños detalles que les causaban alegría.

Hay pequeños que aún están confundidos con el concepto de la muerte, una actividad que los ayudará mucho es pedirles a los padres de familia que les platiquen de sus bisabuelos o tatarabuelos, como ellos vivían, los recuerdos que tenían con esas personas, compartir un poco de sus vidas ayudará a los pequeños.

Por otro lado hay varios pequeños que al saber que alguien los recuerda después de la muerte los tranquiliza, pues su viaje por la tierra ha concluido y todo esto es una manera de mantener siempre vivos a las personas que quisimos y fueron y son importantes hoy en día. Explicarles también sobre las mascotas,  es una buena forma de que lo puedan entender pues también cumplen su propósito con nosotros hasta que llega su hora de partir.

El día de muertos es una forma para que los niños no le teman a la muerte y comprendan que es parte de la vida y todos pasamos por eso, y que al contrario que sea  triste, es una forma alegre de recordar a nuestros seres queridos.

 

Resultado de imagen para ofrendas escolares

Cómo disfrutar de las vacaciones

Las vacaciones son parte importante de nuestra vida ya que debemos parar un rato de la rutina y relajarnos para regresar con energía el siguiente ciclo escolar. Es por eso que hoy te traemos algunos consejos para disfrutar estas vacaciones al máximo.

  • A veces creemos que tener un verano ocupado es sinónimo de disfrutar más, está bien tener objetivos y opciones de actividades pero hay que tomarlo todo con calma.
  • Disfrutar de las vacaciones es más fácil si las actividades que realizamos nos cansan físicamente. Normalmente las vacaciones son más necesarias para cambiar el ritmo habitual de vida, que para el descanso físico propiamente.
  • No es necesario tener una hora planeada para dormir, si estás a gusto no es necesario obligarse a ir a la cama a la hora establecida, modifica tus horas de acuerdo a los planes que tienes.
  • Si convives en vacaciones con otras personas intenta que los demás también planteen actividades.  Pueden hacer actividades juntos, para que todos cambien de rutina.
  • Las vacaciones no tienen que ser siempre en la playa o en la montaña. ¿Has pensado en colaborar en alguna actividad social cerca de tu casa?
  • Si coinciden las vacaciones con muertes de personas queridas, permítase tiempo para pensar e incluso para estar triste, pero concédase también realizar actividades que durante un rato le permitan desconectar. El “curso laboral” es largo y es importante romper con el resto del año para no desfondarnos dentro de unos meses.
  • Planifica todo el gasto en un solo día , deja un margen para imprevistos. Estar haciendo cuentas constantemente amarga bastante las vacaciones.
  • Cuidado con los excesos. Beber o comer produce placer, pero excederse puede arruinar las vacaciones.
  • “Vístase de vacaciones”, córtese el pelo, cómprese alguna prenda especial, compre una colonia, todo ayudará a crear buenos recuerdos.
  •  Y sobre todo no olvides que planear tu ciclo escolar con tiempo puede tenerte mas relajada, ya que hacer todos los trabajos y material didáctico días antes de entrar a la escuela suele provocarte más estrés.