Esto me pasó hace poco…

Una mamá  vino indignada y muy molesta a decir que yo le había pegado en la cabeza con un libro a su hijo. Mi primera reacción fue  “¿es una broma?, ¿me confundió con otra maestra?” Pero no fue así, la señora seguía reclamándome y yo tenía los ojos abiertos como plato sin poder creerlo.
Jamás tocaría a un niño, lo que más amo es mi profesión y creo que día a día lo demuestro. Mandé a traer al niño, completamente segura de que estando yo enfrente no podría sostener la mentira, su mamá le dijo – “Dime cómo te pegó la maestra” y yo observando al niño vi como agarraba un libro y lo azotaba en su cabeza.- Te lo juro ¡No podía creerlo! Le pregunté ¿Yo te pegué así?, y el niño afirmaba completamente seguro, en reiteradas ocasiones le pregunté e incluso fuimos con sus demás compañeros para preguntarles si alguien había visto que yo le había pegado o que si yo antes le había pegado a alguno de ellos, evidentemente todos dijeron que no. Le expliqué a la señora que en ningún momento había ocurrido aquello que por favor hablara con su hijo, que lo que estaba diciendo era una mentira y podría traer muchas consecuencias.

Para no hacer el cuento más largo la señora solo fue con la Directora (que por cierto en ningún momento escuchó mi versión y se quedó con la de la señora) y a regar el chisme por toda la escuela. Dijo que no haría esto más grande pero que no quería que su hijo estuviera conmigo en clase y que por favor lo cambiaran de grupo. Yo encantada, pues para ser honesta el niño es un poco problemático en general. Una maestra habló con el niño y le preguntó ¿es verdad que la maestra te pegó? y el niño sonriendo le dijo “No”  Le cuestionó que por qué había mentido entonces y el niño solo sonreía.

Ahora solo lo veo ocasionalmente cuando salgo con mis peques a jugar, y mientras cantamos y sonreímos, él se nos queda viendo desde su salón, donde la profesora es menos lúdica.

En Fin, que uno en verdad tiene una vocación enorme cuando está frente a grupo pero estos pequeños detalles de algún modo duelen, duele que este pequeño haya dicho una mentira y que incluso en frente de mí la siga
manteniendo.  No entiendo que lo motivó a decir eso cuando en nuestro grupo todos somos una familia...
Es curioso porque llevo 30 años de servicio y es la primera vez que me pasa…

Me sorprendió mucho que subimos el caso a la página de facebook de Soy Educadora Sereyd y muchos de los comentarios eran de Educadoras que les ha sucedido lo mismo, para algunas solo ha sido el susto, pero para otras las mamás han llevado el caso a instancias más arriba y las consecuencias han sido graves. Pero, ¿sabes? una parte de mi también entiende a los Padres de Familia, apenas salió una noticia  de unas Educadoras que le pegaban a los niños en Aguascalientes 🙁 y esa noticia me entristeció aún más… Este mundo está cada vez más loco…

Me gusta esta profesión… porque le da esperanza al mundo de que podemos crear mejores seres humanos cada día…  Ojalá y tú seas de esas Educadoras que a pesar de tanto obstáculo… sigue estando latente tu vocación de enseñar. 

Maestra Rosy.

Las manos asiáticas del jardín de infantes del profesor cerraron ambos oídos de ella en un trastorno de fracasado quell quited travieso, de los muchachos en clase en el argumento de los cabritos del preescolar. Vintage efecto estilo imágenes. Foto Premium

Padres de familia.

A menudo  tenemos que tratar con padres conflictivos que ponen en duda nuestro trabajo como educadoras y que defienden a sus hijos a capa y espada sin querer entender razones y métodos. Es por eso que hoy te traemos unos consejos que estamos seguras que te ayudarán cuando te topes con uno de estos casos y que así te harán sentir menos frustrada y harán que lleves una relación lo mejor que se pueda, ya que es uno de los puntos más fuertes que aseguran el buen desarrollo de los niños.

  • Procura dar a conocer tu forma de trabajo y las reglas internas de convivencia dentro del salón, ayudará a que los papás tengan conocimiento previo de la dinámica.
  • Como educadora debes de preocuparte del buen funcionamiento de las clases y aplicar sanciones cuando un niño no obedezca o ponga en peligro el aprendizaje de sus compañeros con sus interrupciones en clase, su mala educación o su falta de interés. No olvides que es importante ver en qué casos los padres están más predispuestos a entender los motivos, sin juzgar al niño, y explicar de forma justificada cómo su hijo debe de modificar su conducta.
  • Sé amable pero firme, si el asunto a tratar es por queja del padre o tutor, ten presente siempre el reglamento interno de convivencia que dé fundamentos a tus argumentos.
  • El objetivo de las reuniones con los padres en definitiva es transmitirles nuestra motivación y compromiso profundo con la educación de sus hijos. Que les quede claro que sus hijos nos importan, y mucho.

No se te olvide poner en marcha el cuaderno de comunicación de cada niño, no escribas todo, no escribas siempre, pero mantenlos al tanto con alguna actitud relevante del niño, por ejemplo:

blog-como-objeto-inteligente-1

fotonoticia_20141022091920_800

¿Cómo tratar con padres de Familia y no morir en el intento?

Sabías que.. Una de las cosas más difíciles que nos encontramos en nuestro trabajo ( además de la inmensa carga administrativa, los cambios sin sentido de las reformas educativas, los niños sin límites y un largo etcétera…) es el trabajar con Padres de Familia, y por trabajar me refiero al trabajo colaborativo que se tiene que generar en ambas partes en pro del beneficio de nuestros pequeños y es que siempre va a resultar más complejo que el cómo tratar a los alumnos pues los padres de familia son por lo general los “más difíciles” de hacerles ver o razonar, ya que creemos que como padres siempre tenemos la razón y por ende no tenemos la cultura de aceptar tan fácilmente los puntos de vista de los demás y mucho menos cuando éstos se relacionan con el cómo educar a nuestros hijos…

Estoy segura que sabes de lo que hablo y quizá hasta algunos padres de familia han pasado por tu mente… 

Aquí te van algunos errores que cometemos cuando tratamos con padres de familia, ¿tienes algunos otros? nos encantará saberlos. .

1.- Hablar en negativo, cuando predisponemos a los padres con un “necesito hablar sobre la conducta de su hijo”, ya estamos en una fase bastante inco?moda, por lo que podemos evitar esto transforma?ndolo en positivo.

2.- Creer que las educadoras lo sabemos todo, por supuesto que no, hay que hacer espacio a la humildad para aceptar sugerencias y aportaciones que los padres nos proporcionen.

3.- No prepararnos para la entrevista, dia?logo, taller o junta, etc. Es lo peor que podemos hacer, no darle la importancia requerida a cada una de nuestras actividades, si tenemos un dia?logo, siempre debemos de establecer el propo?sito, es recomendable llevar una gui?a donde podamos escribir, lo que quiero hablar con el padre, hacia do?nde quiero llegar en esa entrevista, o el para que? fue requerida su presencia, te sugiero que lleves una bita?cora, cuaderno administrativo o un diario, que nos sirva so?lo a nosotras, como antecedente, como organizacio?n o como simple gui?a de dia?logos.

4.- Depender de los tiempos que ellos nos den, ¡no lo permitas! eres ser humano y al ser consciente que tienes un valor, ellos se podra?n dar cuenta que una persona que se valora, valorara? tambie?n a su hijo y por ende pueden empatar tiempos.

 

Reader

#SoyEducadoraSereyd

Información tomada del libro “Mi Primer Manual Para Preescolar” ©