¿Por qué es importante celebrar el día del niño?

El día del niño es una celebración que tiene más de cuarenta años. Fue en 1954 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) recomendó que se instituyera en todos los países el Día Universal del Niño. Cada país lo celebra en fecha y forma diferente, de acuerdo a como cada gobierno lo cree pertinente; pero su significado sigue siendo el mismo en todos.

En México se celebra a nuestros niños el 30 de abril. La gran mayoría recibe regalos y son festejados sobre todo en las escuelas de los niveles de preescolar y primaria.

¿Por qué festejarlo?

Más que un regalo, lo importante es enseñar  a los pequeños a valorar lo que tienen ya que no todos los niños del mundo gozan de todos sus derechos, recuerda que a muchos de tus pequeños no siempre les festejan en su hogar, así que darles un pequeño detalle y hacerlos pasar un día agradable los hará muy felices. No olvides también  que el amor y comprensión que les brindes a tus niños, será el mismo que él a su vez proporcione a los que lo rodean.

Es por eso que aquí te dejamos algunas actividades que puedes hacer con tus pequeños, estamos seguras que te encantarán.

Una corona del Día del niño

Crear una corona (puede ser de papel o cartulina) y “corónalos” reyes o reinas del día: los pequeños pueden elegir por ejemplo que juegos jugar, que cuentos leer, etc.
Competencias
Se puede animar a los niños a participar en distintas competencias, tales como: de baile, de declamación, de canto, de dibujo, de algún deporte, etc., lo que ayudará a fomentar en ellos su talento y habilidades. Durante el Día del niño todos los pequeños deben recibir regalos, no solo aquellos que resulten ganadores.

Juegos de ingenio
 ¡A ver quién dice más nombres de niña! (o de niño, o de utensilios de cocina, o de profesiones, o de juguetes…). El juego se puede ir complicando según el ingenio de los pequeños.
¿En qué animal estoy pensando?
Un niño elige un animal y, sin decírselo a nadie, lo imita a la vista de todos. El que lo adivine ocupará su lugar. Y así sucesivamente. No vale hablar, solo gesticular y hacer sonidos.
Pasar la pelota
Formas dos equipos y sentados en el suelo forman filas apretadas. El primero de cada fila pasará por encima de su cabeza una pelota al siguiente participante. Al recibir la pelota, el último de la fila tendrá que levantarse y colocarse rápidamente en el primer lugar para iniciar la ronda de nuevo. Gana el equipo que consiga hacer más rápido el cambio de lugar de todos sus integrantes.
Pisar papeles
Un montón de hojas esparcidas por el suelo de una habitación pueden servirnos para que ejerciten su sentido del equilibrio.
 Los niños han de atravesar el cuarto saltando de hoja en hoja, sin que los pies toquen el suelo. Podemos ir separando los papeles cada vez más.
¡Estatua!
El juego consiste en poner música y que los niños bailen. Al parar la música, los niños tienen que quedar como una estatua en la postura que tenían.
A buscar el tesoro
Preparas unos mapas (para los más mayores) y en cada escondite marcamos una X. En cada escondite habrá otro mapa con otra X que le ayudará a encontrar el siguiente, hasta que encuentren un baúl con el tesoro.
Pon la cola al burro
Un juego tradicional y muy sencillo. Consiste en poner en la pared el dibujo de un burro sin cola. Podemos hacer una cola con lana y le pondremos un poquito de velcro, colocando la otra banda adhesiva en el dibujo del burro. Un niño se sitúa frente al dibujo y le tapamos los ojos, le decimos “pon la cola al burro” y tiene que intentar ponerla. Gana el que más se acerque al lugar correcto.

Resultado de imagen para niños con globos foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *