Actividades para identificar a los animales

Uno de los temas que lleva mucho trabajo es cuando tenemos que hablar de animales con los pequeños pues suelen confundirlos de vez en cuando. Enseñar este tema a los pequeños muchas veces suele ser una tarea difícil si no se aplica de manera correcta y divertida para que así los niños no pierdan interés en esta lección. Durante este tema podrás encontrar  que los pequeños no sólo aprenden más acerca de sus animales favoritos, sino que además aprenden cooperación, comunicación y memoria.

 

¡A jugar en parejas!

Comienza el juego poniendo a todos los alumnos de a pares. Asigna a cada par un animal y luego separa los pares para que cada compañero quede en un extremo de la sala. Tapa los ojos de los alumnos y deja libre el camino en la sala para que puedan jugar seguros. Dile a los niños que deben usar el sonido de su animal para encontrar su pareja animal al otro lado de la sala. A la cuenta de tres, deja que los niños comiencen a hacer los sonidos buscando al compañero. Una vez que dos niños se encuentran, diles que se sienten y permanezcan callados hasta que los otros jugadores encuentren su pareja. Continúa hasta que todas las parejas estén completas

¿Qué animal soy?

Antes de comenzar el juego, dibuja o imprime dibujos de diferentes animales que tus alumnos conozcan en tarjetas. Cuando estén listos para jugar, coloca con cinta adhesiva una tarjeta en la frente de cada alumno, asegurándote de que nadie vea sus tarjetas. Dile a los alumnos que sólo podrán hacer preguntas que se respondan con “si” o “no” para descubrir qué animal tienen en sus tarjetas. Algunas preguntas de muestra pueden ser: “¿Vuelo?” o “¿Vivo en la jungla?”. Basados en la memoria de otros alumnos, los niños averiguarán qué animal tienen en sus tarjetas. Una vez que todos averiguaron el animal, el juego finaliza.

 

Caminatas de animales

Comienza el juego colocando a los alumnos en una fila lado a lado en un extremo de la sala, dejando el camino libre para que los niños caminen hasta el otro extremo de la sala. Colócate en el otro extremo y nombra animales que los niños conozcan. Los alumnos deben moverse hacia donde estás como camina el animal mencionado. Por ejemplo, si dices “gato”, los niños deben caminar en cuatro patas. Si dices “serpiente”, los niños deben arrastrarse sobre su panza hasta llegar a ti. Si un niño se mueve de la manera incorrecta, regresará al otro lado de la sala y lo intentará de nuevo. El niño que llegue primero al otro lado de la sala la mayor cantidad de veces, gana el juego.

 

Las adivinanzas 

Para relajarnos un poco de la actividad anterior pienso que lo que viene a continuación es una gran ayuda. Consiste en el simple hecho de contar adivinanzas.
Contaremos la adivinanza a los niños y el que consiga averiguarlo tendrá que decir lo que sabe sobre ese animal. Todos querrán ser los primeros en saberlo.

El zoológico 

 Qué mejor que terminar este tema con unos buenos recuerdos, así que todos los niños deberán hacer una rueda y uno a uno ir contando sus historias de cuando visitaron el zoológico, en caso de que uno de ellos aún no haya ido puedes hacerle preguntas acerca de que animales le gustaría ver, como cree que sea el zoológico y que animales podría encontrar ahí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *